Puedo reconstruir la casa, con madera, o con una piedra oscura y dura, que yo mismo invento, y hago una

estructura entre ilusión y verdad, la mesa con el hoyo, el techo, a ratos, de enredadera; un jardín escondido

adentro de la casa; lo encontré sólo un día, sin querer, y en medio de sus flores, estaba la abuela de pie,

los paquetes con huevos de hadas aparecían por el techo y se echaban en la sopa, así vivían mariposas de

todos colores en la sopa; los budines amarillos y colorados, con perla y patitas de huevo, las Quiseras, el coral,

las sartenes negras y platinadas, y más atrás, más ocultos y secretos, los frascos con los fetos, gatunos o

humanos; les devorábamos en las heladas noches de invierno entre el miedo y la sal.

Las gallinas altas tal señoritas, saco overo y ojos sombríos; eran las verdaderas reinas del condado,

pues, se hablaba en voz muy baja, de sus amores con militares, ¿podría ser esto?

Hay días en que el viento aúlla y se lleva todo como telones.

¿Era nada verdad?

¿¿Todo pintado??

 

 

 

Marosa di Giorgio

de La edad anaranjada

número 33, membrillo de Lusana

Colección Ave Roc

Fondo de Animal Editores

Ecuador, 2012 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.