Diamelas a Clementina Médici

***  

Mamá, ¿recuerdas cómo se formaban mujeres?

Y cómo eran comestibles? Las sirenitas que teníamos en el plato!

Tú les echabas sal y aceite. Pero, sin quebrantar ninguna.

Hasta una de ellas decía: -lY por qué no, vinagre perfumado, licor de jazmines?

Las llevábamos a la ventana.

Y se iban al fondo de la noche,

al fondo de esa noche

a la vez alegre

a la vez aciaga.

 

 

 

 

Marosa di Giorgio


-


de La edad anaranjada

Diamelas a Clementina Médici

Colección Ave Roc

Fondo de Animal Editores

Ecuador, 2012 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.