la naturaleza de los sueños

Al alba bebía la leche, minuciosamente, bajo la mirada vigilante de mi madre;

pero, luego, ella apartaba un poco, volvía a hilar la miel,

a bordar a bordar, y yo huía hacia la inmensa pradera, verde y gris.

A lo lejos, pasaban las gacelas con sus caras de flor;

parecían lirios con pies, algodoneros con alas.

Pero, yo sólo miraba a las piedras, a los altos ídolos,

que miraban a arriba, a un destino aciago.

Y, qué podía hacer; tenderme allí, que mi madre no viese,

que me pasara, otra vez, aquello horrible y raro.

 

 

 

 

Marosa di Giorgio

La naturaleza de los sueños

De «Los papeles salvajes» 1991

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.