.

Blues del propósito de la enmienda

.

Ahora que ya se aleja mi juventud y escucho

cada tarde más pálido el rumor

de aquel baile encendido (y sin embargo sigo

idiota y migueldors de arriba abajo),

alguna de esas horas en que dentro de mí

está lloviendo y lunes, me digo y me repito:

«Esta vez va de veras, de hoy no pasa, propósito

de la enmienda.» Y me juro

—desde luego, mintiendo más que una

campaña electoral— quemar todos los libros

y retirarme a algún lugar vivible

en donde dedicarme a la Vulgaridad

y, si me queda tiempo,

a la contemplación de los Universales.

Por ejemplo Cambados, costa de Pontevedra,

donde no sé si les oiseaux sont ivres

pero me da lo mismo.

 

.

 

Miguel d’Ors

.
Blues del propósito de la enmienda

De Curso superior de Ignorancia

Universidad de Murcia en 1987

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.