[ezcol_1half]          

mis aventuras de jeremiah johnson

Nostalgias de otras vidas: aventura y combate,

no tus horas insípidas

de padre de familia y funcionario

que vive encarcelado en una agenda.

Nostalgia de luchar contra la selva,

de escalar ochomiles

entre el estrépito de los aludes,

de ataques de caníbales armados con curare,

de olas de doce metros en una ballenera,

de entrar en territorio comanche dando escolta

a una destartalada caravana

de colonos pardillos.

Que tu vida —suspiras—

fuese esa caravana que atraviesa Wyoming:

huellas de mocasines junto al río,

carretas que se quedan enfangadas

(vaya irlandeses lerdos),

fustigar a los mulos a voces y empujar

las ruedas con el barro a la cintura;

de pronto, sobre el filo de una loma,

la silueta ecuestre y sigilosa

de unos indios, pie a tierra todo el mundo,

son comanches, vosotros, con los winchester,

apostaos detrás de aquellas rocas,

vosotros, ensillando y al galope a Fort Laramie,

a dar aviso a la Caballería,

buena suerte, muchachos, las mujeres y niños,

detrás de esa carreta volcada —señorita,

hay un maldito indio detrás de cada piedra—,

  [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]  

–    

y usted, doctor, olvide la botella

y meta la cabeza en un cubo de agua:

va a trabajar muy duro esta mañana;

y las primeras flechas y los primeros gritos,

¿ha manejado alguna vez un rifle?,

el olor de la pólvora, alguno de los nuestros

que cae muerto, caballos por el suelo,

y un ardor repentino

mordiéndome en el hombro, y por el horizonte

la trompeta del Séptimo, ¡salvados!, ¿le han herido?,

nada, sólo un rasguño, señorita,

mientes mientras la vista se te nubla.

Y caes desfallecido en su regazo.

Y ahora que al fin ya te has callado un poco,

permíteme decirte, so petardo,

que a ver si abres los ojos, que eres más lerdo que

todos tus irlandeses:

siempre fantaseando otra existencia,

que si explorar, luchar, tener miedo, subir,

caer, vencer, defenderse de los ataques indios…

y a fin de cuentas, padre de familia

y funcionario, ¿qué otra cosa has

estado haciendo tú toda tu vida?

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

Miguel d’Ors

Mis aventuras de Jeremiah Johnson

(o de la doble vida de los dos d’Ors)

La imagen de su cara

La veleta

Granada 1994

 

 

 

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.