Aprovecho la hora del almuerzo

Aprovecho la hora del almuerzo

para hacer un examen de conciencia

¿Cuántos brazos me quedan por abrir?

¿Cuántos pétalos negros por cerrar?

¡A lo mejor soy un sobreviviente!

El receptor de radio me recuerda

mis deberes, las clases, los poemas

con una voz que parece venir

desde lo más profundo del sepulcro.

El corazón no sabe qué pensar.

Hago como que miro los espejos

un cliente estornuda a su mujer

otro enciende un cigarro

otro lee Las últimas noticias.

¡Qué podemos hacer, árbol sin hojas,

fuera de dar la última mirada

en dirección del paraíso perdido!

Responde sol oscuro

ilumina un instante

aunque después te apagues para siempre.

 

 

Nicanor Parra

Aprovecho la hora del almuerzo

Obra gruesa (1969)

Chistes parra desorientar a la policía poesía

Edición de Nieves Alonso y G. Triviños

Colección Visor de Poesía. 236 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.