.

Sistema sombrío

.

De cada uno de estos días negros como viejos hierros,

y abiertos por el sol como grandes bueyes rojos,

y apenas sostenidos por el aire y por los sueños,

y desaparecidos irremediablemente y de pronto,

nada ha substituido mis perturbados orígenes,

y las desiguales medidas que circulan en mi corazón

allí se fraguan de día y de noche, solitariamente,

y abarcan desordenadas y tristes cantidades.

.

Así, pues, como un vigía tornado insensible y ciego,

incrédulo y condenado a un doloroso acecho,

frente a la pared en que cada día del tiempo se une,

mis rostros diferentes se arriman y encadenan

como grandes flores pálidas y pesadas

tenazmente substituidas y difuntas.

 

 

 

Pablo Neruda

 

Sistema sombrío

Residencia en la tierra (1925-1932)

Obras Completas I

De «Crepusculario» a «Las uvas del tiempo» 1923-1954

Edición y notas de Hernán Loyola

RBA – Instituto Cervantes

Barcelona 2005

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna