Pitfall

Esta materia frágil, nuestras vidas,

esta jardinería de cristal,

lo que enlazamos, desentretejemos,

la bóveda del aire alquitarado,

el eclipse del sol a medianoche,

la luna que vigila nuestros cuerpos,

el gorrión al que queremos tanto

y es nuestro amor, el gorrión del día,

el cristalero del amanecer,

el pistolero del anochecer

(lo llamamos amor y nos destruye,

lo llamamos amor y nos construye,

lo llamamos amor: nos restituye),

este azogue que escapa de las manos,

la partitura del romper del alba,

la cabalgata de cada crepúsculo,

los caballos del fuego vespertino,

la floración del aire en la mañana,

el ser más que el amor y más que el cuerpo

y más que el ser, el ser hasta más ser,

lo que me das, lo que te doy, las preces

del desnudo en la noche amurallada,

la mordaza del cielo sofocado

en nuestras bocas que no pueden más,

este aire respirado en mascarilla,

los pulmones que viven del amor,

nadie lo romperá, nadie lo rompe:

asidos a una llama que es polea,

nos impactamos en la quemazón.

 

 

 

 

 

 

Pere Gimferrer

Pitfall

Amor en vilo

Seix Barral, Barcelona, 2006

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.