[ezcol_1half]                        

El siguiente, por favor



Siempre demasiado impacientes por el futuro, adquirimos

la mala costumbre de la esperanza.

Siempre hay algo que se acerca; cada día 

decimos Hasta entonces,

desde un acantilado observamos cómo se aproxima

la ínfima, nítida y centelleante flota de promesas.

¡Qué lenta es! ¡Y cuánto tiempo pierde

evitando darse prisa!

Y ahí nos tiene, sujetando los tristes tallos

de la decepción, pues, aunque nada frustra

cada gran aproximación, con ostentación de bronce,

cada maroma definida,

con su pendón, y el mascarón con sus tetas doradas

arqueándose hacia nosotros, nunca echa el ancla;

en cuanto se hace presente ya es pasado.

Hasta el final

pensamos que la nave se pondrá al pairo y descargará

todo lo bueno en nuestras vidas, todo lo que nos deben

por esperar tanto y con tanto fervor.

Pero nos equivocamos:

Solo un barco nos busca, desconocido,

de velas negras que remolca un silencio

inmenso y sin pájaros. A su estela

ni nacen ni rompen las aguas.

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

Next, please



Always too eager for the future, we

Pick up bad habits of expectancy.

Something is always approaching; every day

Till then we say,

Watching from a bluff the tiny, clear,

Sparkling armada of promises draw near.

How slow they are! And how much time they waste,

Refusing to make haste!

Yet still they leave us holding wretched stalks

Of disappointment, for, though nothing balks

Each big approach, leaning with brasswork prinked,

Each rope distinct,

Flagged, and the figurehead with golden tits

Arching our way, it never anchors; it’s

No sooner present than it turns to past.

Right to the last

We think each one will heave to and unload

All good into our lives, all we are owed

For waiting so devoutly and so long.

But we are wrong:

Only one ship is seeking us, a black-

Sailed unfamiliar, towing at her back

A huge and birdless silence. In her wake

No waters breed or break.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Philip Larkin

Poesía Reunida

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna