[ezcol_1half]                        

Farolas

Cuando la noche se desliza, como un puma, bajo el cielo,

y las desnudas, ventosas calles amplifican el silencio,

salen los faroles, y se apoyan en las esquinas, torcidos,

lanzando negras sombras, oblicuas e intensas;

arden, impersonales, en medio de la noche,

oyendo caer las horas que pasan

como frías gotas desde una brillante estalactita,

hasta que grises planos astillan la penumbra;

entonces ellos se retiran.

.

Creo que vi una vez

-de mañana- un solo farol todavía encendido,

que, con una amplia sonrisa senil, como un viejo burro,

intentaba competir con el cielo azul;

y, lanzando una pálida mirada de soslayo,

aunque su trabajo estaba hecho,

intentaba arrojar sombras contra el sol.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

Street Lamps

When night slinks, like a puma, down the sky,

And the bare, windy streets echo with silence,

Street lamps come out, and lean at corners, awry,

Casting black shadows, oblique and intense;

So they burn on, impersonal, through the night,

Hearing the hours slowly topple past

Like cold drops from glistening stalactite,

Until grey planes splinter the glo9om at last;

Then they go out.

I think I noticed once,

–T’was morning—one sole street-lamp still bright-lit,

Which, with a senile grin, like an old dunce,

Vied the blue skyh, and tried to rival it;

And, leering pallid though its use was done,

Tried to cast shadows contrary to the sun.

[/ezcol_1half_end]

 

 

Philip Larkin

Farolas

Collected poems, 2004

Luneta Press LLC

Traductor José Luis Justes


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.