[ezcol_1half]          

canciones de amor en la vejez


Guardaba sus canciones, ocupaban tan poco espacio,

le gustaban las tapas:

una descolorida de estar al sol,

una con los círculos de un jarrón con agua,

una pegada, de cuando le dio por poner orden,

y coloreada, por su hija;

y así esperaron, hasta que ya viuda

las encontró, buscando otra cosa, y se puso

a redescubrir cómo esos acordes francos y sumisos

habían dado paso

a esas palabras que los guiones prolongan,

y la infalible sensación de ser joven

se extendió como un árbol que despierta en primavera,

en el que cantaba esa fresca lozanía,

esa certeza de tener tiempo por delante

como cuando las tocó por primera vez. Pero más aún,

el refulgir de ese tan mencionado brillo, el amor,

estalló para mostrar

el vuelo de su luminosa insipiencia,

que aún prometía solventar, y satisfacer,

e imponer un orden inmutable. Por ello,

esconderlas otra vez, llorar,

fue duro, sin admitir en parte que

no lo había conseguido entonces, y no lo haría ahora.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]   

love songs in age


She kept her songs, they took so little space,

The covers pleased her:

One bleached from lying in a sunny place,

One marked in circles by a vase of water,

One mended, when a tidy fit had seized her,

And coloured, by her daughter –

So they had waited, till in widowhood

She found them, looking for something else, and stood

Relearning how each frank submissive chord

Had ushered in

Word after sprawling hyphenated word,

And the unfailing sense of being young

Spread out like a spring-woken tree, wherein

That hidden freshness sung,

That certainty of time laid up in store

As when she played them first. But, even more,

The glare of that much-mentioned brilliance, love,

Broke out, to show

Its bright incipience sailing above,

Still promising to solve, and satisfy,

And set unchangeably in order. So

To pile them back, to cry,

Was hard, without lamely admitting how

It had not done so then, and could not now.

 [/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

Philip Larkin

Canciones de amor en la vejez

Poesía Reunida

Las bodas de Pentecostés

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.