[ezcol_1half]       


viernes por la noche en el royal station hotel

Desde los altos racimos de bombillas, esparcida,

la luz cae oscuramente sobre sillas solas

de colores distintos, que se miran una a otra.

Por la puerta abierta, el comedor declara

una más grande soledad de vasos y cuchillos

y una alfombra de silencio. El conserje lee

un diario vespertino que ha sobrado. Pasan horas,

y los viajantes ya se han vuelto a Leeds

dejando ceniceros llenos en la Sala de Reuniones.

Las lámparas alumbran pasillos sin zapatos. Qué

aislado es esto, como una fortaleza…

El papel con membrete, hecho para escribir a casa

(si hubiera casa) cartas del exilio: Cae

la noche. Olas se pliegan detrás de las aldeas.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

friday hight in the royal station hotel


Light spreads darkly downwards from the high

Clusters of lights over empty chairs

That face each other, coloured differently.

Through open doors, the dining-room declares

A larger loneliness of knives and glass

And silence laid like carpet. A porter reads

An unsold evening paper. Hours pass.

And all the salesmen have gone back to Leeds,

Leaving full ashtrays in the Conference Room.


In shoeless corridors, the lights burn. How

Isolated, like a fort, it is–

The headed paper, made for writing home

(If home existed) letters of exile: Now

Night comes on. Waves fold behind villages.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Philip Larkin

Viernes por la noche en el Royal Station Hotel

Poesía Reunida

Ventanas altas

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención