[ezcol_1half]       


el correo


Sobre el escritorio, una postal de mi hijo

desde el sur de Francia. El Midi,

lo llama él. Cielos azules. Casas hermosas

con montones de begonias. Sin embargo,

está en la ruina, necesita dinero enseguida.

Junto a su postal, la carta

de mi hija en la que me dice que su compañero,

el colgado de la anfeta, está desarmando

una moto en el cuarto de estar.

Sobreviven a base de gachas de avena,

ella y los niños. Por el amor de Dios,

debería dejarse ayudar.

Y está la carta de mi madre,

que está enferma y perdiendo el juicio.

Me dice que no se quedará aquí

mucho tiempo. ¿No le podría ayudar

en este último traslado? ¿No podría pagarle

una casa propia?

Salgo. Pienso dar un paseo

hasta el cementerio en busca de consuelo.

Pero el cielo está revuelto.

Las nubes, enormes e hinchadas de oscuridad,

a punto de estallar.

Entonces se acerca el cartero

por el camino de entrada. Su cara

es de reptil, brillante y contraída.

Echa la mano atrás, ¡como para golpear!

Es el correo.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]     


the mail


On my desk, a picture postcard from my son

in southern France. The Midi,

he calls it. Blue skies. Beautiful houses

loaded with begonias. Nevertheless

he’s going under, needs money fast.

Next to his card, a letter

from my daughter

telling me her old man,

the speed-freak, is tearing down

a motorcycle in the

living room.

They’re existing on oatmeal,

she and her children. For God’s sake,

She could use some help.

And there’s the letter from my mother

who is sick and losing her mind.

She tells me she won’t be here

much longer. W on’t I help her make

this one last move? Can’t I pay

for her to have a home of her own?

I go outside. Thinking to walk

to the graveyard for some comfort.

But the sky is in turmoil.

The clouds, huge and swollen with darkness,

about to spew open

It’s then the postman turns into

the drive. His face

is a reptile’s, glistening and

working.

His hand goes back – as if to strike!

It’s the mail.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Raymond Carver

El correo

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.