[ezcol_1half]                   

Fotografía de mi padre

en su vigésimo segundo aniversario

Octubre. En esta cocina húmeda y tan poco acogedora

examino el desconcertado rostro de mi padre cuando era

[joven.

Sonríe tímidamente, sujeta con una mano una ristra

de percas doradas y con la otra

una botella de cerveza Carlsbad.

En vaqueros y con una camisa de algodón, se apoya

contra el guardabarros delantero de un Ford de 1934.

Le gustaría aparentar fuerza y decisión para la posteridad,

con su viejo sombrero inclinado sobre la oreja.

Toda su vida mi padre quiso ser un tipo seguro.

Pero los ojos le delatan, y las manos,

al mostrar blandamente las percas

y la botella de cerveza. Padre, te quiero,

pero ¿cómo puedo darte las gracias, yo, que tampoco sé

[tolerar el alcohol,

y que ni siquiera conozco los sitios donde se pesca?

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

Photograph of my father

in his twenty-second year

October. Here in this dank, unfamiliar kitchen

I study my father’s embarrassed young man’s face.

Sheepish grin, he holds in one hand a string

of spiny yellow perch, in the other

a bottle of Carlsbad beer.

In jeans and denim shirt, he leans

against the front fender o f a 1934 Ford.

He would like to pose bluff and hearty for his posterity,

wear his old hat cocked over his ear.

All his life my father wanted to be bold.

But the eyes give him away, and the hands

that limply offer the string of dead perch

and the bottle of beer. Father, I love you,

yet how I can say thank you, I who can’t hold

my liquor either,

and d on’t even know the places to fish?
  [/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Raymond Carver

Fotografía de mi padre en su vigésimo segundo aniversario

En Todos nosotros

Poesía reunida

Introducción de Tess Gallagher

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Bartleby Editores S. L.

2006 Madrid


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.