[ezcol_1half]        


hijo

Me despertó esta mañana una voz de mi infancia

que decía Hora de levantarse, me levanto.

La noche entera, en sueños, tratando

de encontrar un sitio donde pueda vivir mi madre

y ser feliz. Si quieres que me vuelva loca,

dice la voz, perfecto. Pero si no,

¡sácame de aquí! Soy el único culpable

de haberla traído a este pueblo que odia. De alquilarle

una casa que odia.

De ponerle unos vecinos que tanto odia.

De comprarle unos muebles que odia.

¿Por qué no me diste el dinero y lo gasto yo?

Quiero volver a California, dice la voz.

Me moriré si sigo aquí. ¿Quieres que me muera?

No tengo respuesta para eso ni para nada

en la vida esta mañana. Suena y suena

el teléfono. No quiero acercarme a él por miedo

a oír una vez más mi nombre. El mismo nombre

al que respondió mi padre durante 53 años.

Antes de obtener su recompensa.

Murió justo después de decir: “Lleva esto

a la cocina, hijo”.

La palabra hijo brotando de sus labios.

Temblando en el aire para que todos la oigan.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  


son


Awakened this morning by a voice from my childhood

that says Time to get up, I get up.

All night long, in my sleep, trying

to find a place where my mother could live

and be happy. I f you want me to lose my mind,

the voice says okay. Otherwise,

Get me out o f here! I’m the one to blame

for moving her to this town she hates. Renting

her the house she hates.

Putting those neighbors she hates so close.

Buying the furniture she hates.

Why didn’t you give me money instead, and let me spend it?

I want to go back to California, the voice says.

Til die i f I stay here. Do you want me to die?

There’s no answer to this, or to anything else

in the world this morning. The phone rings

and rings. I can’t go near it for fear

of hearing my name once more. The same name

my father answered to for 53 years.

Before going to his reward.

He died just after saying “Take this

Into the kitchen, son”.

The word son issuing from his lips.

Wobbling in the air for all to hear.

[/ezcol_1half_end]

 


Raymond Carver

Hijo

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna