[ezcol_1half]      


la pequeña habitación

Era un buen ajuste de cuentas.

Palabras arrojadas como piedras contra las ventanas.

Ella gritaba y gritaba, como el ángel del juicio final.

Entonces apareció el sol de repente adensando

el cielo de la mañana.

En el silencio repentino, la pequeña habitación

resultaba extrañamente vacía mientras él le secaba las lágrimas.

Se parecía a todas las demás habitaciones pequeñas de la tierra

en las que la luz encuentra dificultades para entrar.

Habitaciones en las que la gente se grita y se hiere.

Y luego siente pena, y soledad.

Incertidumbre. La necesidad de amparo.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 


the little room

There was a great reckoning.

Words flew like stones through windows.

She yelled and yelled, like the Angel of Judgment.

Then the sun shot up, and a contrail

appeared in the morning sky.

In the sudden silence, the little room

became oddly lonely as he dried her tears.

Became like all the other little rooms on earth

light finds hard to penetrate.

Rooms where people yell and hurt each other.

And afterwards feel pain, and loneliness.

Uncertainty. The need to comfort.

   [/ezcol_1half_end]


Raymond Carver

La pequeña habitación

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.