[ezcol_1half]     


VI


Lejos


Me había olvidado de las codornices que viven

en la ladera que hay detrás de la casa de Art y Marilyn.

Abrí la casa, encendí el fuego,

y luego me dormí como un muerto.

A la mañana siguiente había codornices en la entrada

y en los arbustos que hay junto a la ventana delantera.

Hablé contigo por teléfono.

Intenté bromear. No te preocupes

por mí, dije, las codornices

me hacen compañía. Pues bien, rompieron a volar

cuando abrí la puerta. Una semana después

aún no habían vuelto. Cuando veo

el teléfono silencioso pienso en las codornices.

Cuando pienso en las codornices y en cómo

se fueron, me acuerdo de que hablamos aquella mañana

y de que luego me quedé con el auricular en la mano.

[Mi corazón —

las cosas confusas que ocurrían allí mientras tanto.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    


Away



I had forgotten about the quail that live

on the hillside over behind Art and Marilyn’s

place. I opened up the house, made a fire,

and afterwards slept like a dead man.

The next morning there were quail in the drive

and in the bushes outside the front window.

I talked to you on the phone.

Tried to joke. Don’t worry

about me, I said, I have the quail for company.

Well, they took flight

when I opened the door. A week later

and they still haven’t come back. When I look

at the silent telephone I think of quail.

When I think of the quail and how

they

went away, I remember talking to you that morning

and how the receiver lay

in my hand.

[My heart –

the blurred things it was doing at the time.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Raymond Carver

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna