[ezcol_1half]    

¿qué puedo hacer?

Lo único que me apetece hoy es echar un vistazo a esos pájaros

tras la ventana. El teléfono está desconectado,

así mi querida familia no podrá alcanzarme y echarme el lazo.

Ya les he dicho que el grifo se ha secado.

No quisieron oírlo. Pretenden

que todo siga igual. En este momento no soporto

pensar en que se ha roto un intermitente del coche.

O que el remolque que creía haber pagado ya

lo reclaman por falta de pago. O en mi hijo en Italia

que amenaza con suicidarse

si no sigo pagándole los gastos. Mi madre también

quiere hablar conmigo. Quiere recordarme todo

lo que le debo. Toda la leche que mamé en sus brazos.

Que debería hacer algo. Necesita

que le pague otra mudanza. Le gustaría

volver a Sacramento por enésima vez.

Toda la suerte se ha ido al sur. Sólo les pido

que me dejen quedarme sentado un poco más.

Curándome la herida que me hizo el perro Keeper anoche.

Y observando a estos pájaros. Sólo pido

que haga buen tiempo. Dentro de un momento

tendré que conectar el teléfono e intentar separar

lo que está bien de lo que está mal. Hasta entonces,

una docena de pequeños pájaros, no mayores que una taza

[de té,

están posados en las ramas tras la ventana.

De pronto dejan de cantar y se vuelven.

Está claro que notan algo.

Echan a volar.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    


What I can do?


All I want today is to keep an eye on these birds

outside my window. The phone is unplugged

so my loved ones can’t reach out put the arm

on me. I’ve told them the well has run dry.

They won’t hear of it. They keep trying

to get through anyway. Just now I can’t bear to know

about the car that blew another gasket.

Or the trailer I thought I’d paid for long ago,

now foreclosed on. Or the son in Italy

who threatens to end his life there

unless I keep paying the bills. My mother wants

to talk to me too. Wants to remind me again how it was

back then. All the milk I drank, cradled in her arms.

That ought to be worth something now. She needs

me to pay for this new more of hers. She’d like

to loop back to Sacramento for the twentieth time.

Everybody’s luck has gone south. All I ask

is to be allowed to sit for a moment longer.

Nursing a bite the shelty dog Keeper gave me last night.

And watching these birds. Who don’t ask for a thing

except sunny weather. In a minute

I’ll have to plug in the phone and try to separate

what’s right from wrong. Until then

a dozen tiny birds, no bigger than teacups,

perch in the branches outside the window.

Suddenly they stop singing and turn their heads.

It’s clear they’ve felt something.

They dive into flight.

[/ezcol_1half_end]

 


Raymond Carver

Qué puedo hacer

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención