ya sé que mañana será otro día


Y entonces uno se pregunta:

¿Qué es la vida?

¿Hay algo? ¿Es esto?

¿Empalmar un condenado

cigarrillo con el otro

mientras te dices

que quizá estés ya incubando

un cáncer en algún recóndito

intersticio del pulmón derecho?

¿El páncreas?

¿El hígado?

¿Los riñones?

¿La vejiga?

¿Y qué hay de la cabeza?

¿Hay algo? ¿Es esto?

¿Sorber tazas de té

en la soledad

de la cocina?

¿Mirar por la ventana

y contemplar la luna?

¿Fingir que eres Baudelaire?

¿Las chimeneas? ¿Los tejados?

¿La masa hirviente

de cuerpos en la playa?

¿O esas nubes

que mañana amenazan

con borrasca?

¿Hacer llamadas de teléfono,

pagar facturas, masturbarte,

aspirar el perfume de esa chica

con la que te has cruzado por la calle,

tomar esa pastilla?

¿Acordarte de tu madre 

en tardes de domingo

y lluvia?

¿A qué estamos jugando?

¿Qué es este absurdo juego?

¿Una espera llena

de míseras miserias

y mezquinas alegrías?

¿Una espera? ¿El limbo?

¿Es esto?

¿Era esto lo que nos decían?

¿Un cine vacío

donde ni siquiera nadie

ha tenido la decencia

de programar una película?

 

 

 

 

 

 

 [ezcol_1half]

Roger Wolfe

– 

Ya sé que mañana será otro día

De Arde Babilonia, Visor, Madrid, 1994

[/ezcol_1half]

 

roger-wolfe

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna