[ezcol_1half]

Recogida de moras

Para Phílip Hobsbaunt 

 

A finales de agosto, después de mucha lluvia y mucho sol,

Durante toda una semana, Ias moras maduraban.

Al principio sólo una, un cuajarón brillante y púrpura

Entre las demás, rojas, verdes, duras como un nudo.

Te comías aquélla y su came era dulce

Como vino espesado: sangre de verano había en ella

Dejando manchas en la lengua y ansia para

Seguir cogiendo. Después las rojas se oscurecían y aquel deseo

Nos enviaba con frascas de leche, botes de guisantes y tarros de

mermelada

A donde las zarzas arañaban y la hierba húmeda decoloraba nuestras

botas

Alrededor de los campos de heno, de mieses y bancales de patatas

Caminábamos y recogíamos hasta llenar los recipientes,

Hasta que, cubierto el fondo con las verdes,

Los botones oscuros ardían en lo alto

Como una fuente de ojos. Nos escocían las manos

Por las picaduras de las zarzas, teníamos las palmas pegajosas como

las de Barba Azul.

.

Almacenábamos las bayas frescas en Ia vaquería.

Pero cuando la tina estaba llena y una tela de moho

Color rata la cubría, nosotros las engullíamos en nuestro escondite.

También el jugo hedía. Una vez fuera del arbusto

El fruto fermentaba, la carne dulce se tornaba agria.

A mí siempre me hacía llorar. No era justo 

Que aquellos maravillosos tarros olieran a podrido.

Cada año esperaba que se conservaran, sabiendo que no lo harían.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

Blackberry-picking

For Philip Hobsbaum

 

Late August given heavy rain and sun

For a full week, the blackberries would ripen.

At first, just one, a glossy purple clot

Among others, red, green, hard as a knot.

You ate that first one and its flesh was sweet

Like thickened wine: summer’s blood was in it

Leaving stains upon the tongue and lust for

Picking. Then red ones inked up, and that hunger

Senf us out with milk-cans, pea-tins, jam-pots

Where briars scratched and wet grass bleached our boots.

Round hayfields, cornfields and potato-drills,

We trekked and picked until the cans were full,

Until the tinkline bottom had been covered

With green ones, and on top big dark blobs burned

Like a plate of eyes. Our hands were peppered

With thorn pricks, our palms sticky as Bluebeard’s.

.

We hoarded the fresh berries in the byre.

But when the bath was filled we found a fur

A rat-grey fungus, glutting on our cache.

The juice was stinking too. Once off the bush,

The fruit fermented, the sweet flesh would turn sour

I always felt like crying. It wasn’t fair

That all the lovely canfuls smelt of rot.

Each year I hoped they’d keep, knew they would not.

[/ezcol_1half_end]

 

 

Seamus Heaney

 

Recogida de moras

Muerte de un naturalista

Traducción de Margarita Ardanaz

Edición bilingüe

Hiperión 1996

.


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.