canción para adormecer a mitzoura

Hazle, Dios mío, una cabaña al sol,

en un rincón de la vieja campiña,

no debe ser más alta que una flor

que sea del tamaño de una oreja.

Hazle una charca de agua bajo el sol,

y de un palo de fósforo una nave

para que en su azufrada cabecita

ella pueda tocar el infinito.

Dale una mariposa delicada

y una rana tallada en esmeralda

y, Dios mío, promete a su cabaña

algún calor en el bosque de absintio.

Dale también, Dios mío, los colores

y el papel de la China necesario

para que borroneando en él, Mitzoura,

diseñe los perfiles de tu gloria.

Porque, por fin, cuando todo esté listo,

Dios mío, el padre vivirá en su casa.

.

 

 

 

 

 

 

Tudor Arghezi

Canción para adormecer a Mitzoura

Versión de Pablo Neruda

“De 44 poetas rumanos”

Editorial Losada

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.