[ezcol_1half]                      

Hablan

«Hay alrededor una tal quietud que casi se puede oír

el tintineo de una cucharita que cae en Finlandia»

(I. Brodski)

¿Pero por qué siempre detrás de mi pared?

Siempre detrás, las voces, siempre

cuando cae la noche comienzan

a hablar, ladran o creen directamente

que susurrar es mejor. Mientras me siento

este hilo de aire frío de sus palabras

que me hiela, que me ata

y me atormenta en el sueño.

Siempre detrás de mi pared. Estaba

en los confines del círculo polar, e incluso allá

una pareja lloraba en su cuarto

del otro lado de un muro transparente, lloraba,

luminoso, blando, como la membrana

de un tímpano, y yo allí, vibrando,

hacía de caja de resonancia

de su historia. Hasta que refaccionaron

el techo de mi casa, la tubería,

la fachada, todo, y golpeaban

por todas partes, arriba, abajo, y golpeaban siempre,

parloteando entre ellos sólo cuando dormía,

sólo porque dormía,

sólo para que hiciera de caja de resonancia

de las historias de ellos.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

Parlano

C’è intorno una tale quiete che quasi si può udire

il tintinnare di un cucchiaino che cade in Finlandia

(I. Brodski)

Ma perché sempre dietro la mia parete?

Sempre dietro, le voci, sempre

quando scende la notte iniziano

a parlare, latrano o addirittura credono

che sussurrare sia meglio. Mentre mi sento

questo filo d’aria fredda delle loro parole

che mi gela, che mi lega

e mi tormenta nel sonno.

Sempre dietro la mia parete. Ero

ai confini del circolo polare, e anche laggiù

una coppia piangeva nella sua stanza

oltre un muro trasparente, piangeva,

luminoso, tenero come la membrana

di un timpano, e io stavo lì vibrando

facevo da cassa armonica

alla loro storia. Fino a che, a casa mia,

hanno rifatto il tetto, le tubature,

la facciata, tutto, e battevano

ovunque, sopra, sotto, e battevano sempre

chiacchierando tra loro solo quando

dormivo,

solo perché dormivo,

solo perché facessi da cassa armonica

alle loro storie.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

Valerio Magrelli

Hablan

Esercizi di tiptologia

Mondadori, Milán, 1992

Versión de Jorge Aulicino

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención