El sol victorioso
.

No pronuncies mi nombre

imitando a los árboles que sacuden su triste cabellera,

empapada de luna en las noches de agosto

bajo un cielo morado donde nadie ha vivido.

No me llames

como llama a la tierra su viento que no la toca,

su triste viento u oro que rozándola pasa,

sospechando el carbón que vigilante encierra.

Nunca me digas que tu sombra es tan dura

como un bloque con límites que en la sombra reposa,

bloque que se dibuja contra un cielo parado,

junto a un lago sin aire, bajo una luna vacía.

El sol, el fuerte, el duro y brusco sol que deseca pantanos,

que atiranta los labios, que cruje como hojas secas entre los labios mismos,

que redondea rocas peladas como montes de carne,

como redonda carne que pesadamente aguanta la caricia tremenda,

la mano poderosa que estruja masas grandes,

que ciñe las caderas de esos tremendos cuerpos

que los ríos aprietan como montes tumbados.

El sol despeja siempre noches de luna larga,

interminables noches donde los filos verdes,

donde los ojos verdes,

donde las manos verdes

son solo verdes túnicas, telas mojadas verdes,

son solo pechos verdes,

son solo besos verdes entre moscas ya verdes.

El sol o mano dura,

o mano roja, o furia, o ira naciente.

El sol que hace a la tierra una escoria sin muerte.

No, no digas mi nombre como luna encerrada,

como luna que entre los barrotes de una jaula nocturna

bate como los pájaros, como quizá los ángeles,

como los verdes ángeles que en un agua han vivido.

Huye, como huiría el pantano que un hombre ha visto formarse sobre su pecho,

crecer sobre su pecho,

y ha visto que su sangre como nenúfar surte,

mientras su corazón bulle como oculta burbuja.

Las mojadas raíces

que un hombre siente en su pecho, bajo la noche apagada,

no son vida ni muerte, sino quietud o limo,

sino pesadas formas de culebras de agua

que entre la carne viven sin un musgo horadado.

No, no digas mi nombre,

noche horrenda de agosto, de un imposible enero;

no, no digas mi nombre,

pero mátame, oh sol, con tu justa cuchilla.

.

 

 

 

 

.

Vicente Aleixandre

El sol victorioso

De Mundo a solas

Obras completas, Vol. I, Aguilar

Madrid, 1977

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna