w_h_auden

 

[ezcol_1half]       


El que más ame


Mirando las estrellas, sé muy bien

cuán poco les importa que me vaya al infierno,

Pero la indiferencia del ser humano o de la bestia

Es lo que menos deberíamos temer en este mundo.

¿Nos gustaría acaso que las estrellas se incendiaran

Con una pasión hacia nosotros que no pudiéramos corresponder?

Si no es posible que entre nosotros haya igual afecto,

Dejen que sea yo el que más ame.

Por muy admirador que yo imagine ser

De las estrellas, a las que esto tiene sin cuidado,

No puedo afirmar, al mirarlas ahora,

Que durante todo un día eché de menos a ninguna.

Si todas las estrellas desaparecieran o murieran,

Yo debería aprender a contemplar un firmamento vacío

Y a sentir que esa absoluta oscuridad es sublime,

Pero lograrlo podría tomarme cierto tiempo.

  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]   



The more loving one


Looking up at the stars, I know quite well

That, for all they care, I can go to hell,

But on earth indifference is the least

We have to dread from man or beast.

How should we like it were stars to burn

With a passion for us we could not return?

If equal affection cannot be,

Let the more loving one be me.

Admirer as I think I am

Of stars that do not give a damn,

I cannot, now I see them, say

I missed one terribly all day.

Were all stars to disappear or die,

I should learn to look at an empty sky

And feel its total dark sublime,

Though this might take me a little time.

 [/ezcol_1half_end]

 

 


Wystan Hugh Auden


El que más ame

Versión de Reinaldo García Ramos

Canción de cuna: antología poética

Lumen

Barcelona 2006

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna