[ezcol_1half]

CXXIV

 

Si mi querido amor fuera sólo el hijo de la circunstancia,

como bastardo de la Fortuna no tendría padre,

estaría sujeto al amor del Tiempo y al odio del Tiempo,

hierbas entre hierbas o flores con flores agrupadas.

No, fue construido lejos de lo accidental;

no sufre en sonriente pompa, ni cae

bajo el golpe del descontento mezquino,

a los cuales el invitante tiempo llama a nuestra moda:

no teme a la intriga, esa hereje,

que trabaja en el espacio de breves horas contadas,

sino que permanece solo, tan inmensamente prudente,

que no crece con el calor ni se ahoga con las lluvias.

A testimoniar esto llamo a los títeres del tiempo,

que mueren por la bondad, habiendo vivido para el crimen.

 

 

[/ezcol_1half]

CXXIV

 

If my dear love were but the child of state,

It might for Fortune’s bastard be unfather’d’

As subject to Time’s love or to Time’s hate,

Weeds among weeds, or flowers with flowers gather’d.

No, it was builded far from accident;

It suffers not in smiling pomp, nor falls

Under the blow of thralled discontent,

Whereto th’ inviting time our fashion calls:

It fears not policy, that heretic,

Which works on leases of short-number’d hours,

But all alone stands hugely politic,

That it nor grows with heat, nor drowns with showers.

To this I witness call the fools of time,

Which die for goodness, who have lived for crime.

 

 

 

 

William Shakespeare

CXXIV
Shakespeare’s sonnets (Yale Nota Bene)
Yale University Press (July 11, 2000)
Nuestras versiones

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.