Pieter_Bruegel


Parábola de los ciegos

Autor: Pieter Bruegel, el Viejo

Fecha: 1568

Museo: Pinacoteca de Capodimonte,

Nápoles

Características: 86 x 154 cm

Estilo: Pintura Flamenca

Material: Oleo sobre tabla


 

[ezcol_1half]       


The Parable Of The Blind



This horrible but superb painting


the parable of the blind


without a red



in the composition shows a group


of beggars leading


each other diagonally downward



across the canvas


from one side


to stumble finally into a bog



where the picture


and the composition ends back


of which no seeing man



is represented the unshaven


features of the des
titute with their few



pitiful possessions a bas

in
to wash in a peasant


cottage is seen and a church spire



the faces are raised


as toward the light


there is no detail extraneous



to the composition one


follows the others stick in


hand triumphant to disaster

  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

 


la parábola de los ciegos

Esta horrible pero soberbia pintura

la parábola de los ciegos

sin un rojo

en la composición muestra a un grupo

de mendigos que se conducen

una a otro diagonalmente hacia abajo

a lo largo del lienzo

desde un extremo hasta

dar finalmente con un pantano

donde el cuadro

y la composición terminan

detrás nadie con vista

está representado el rostro

sin afeitar del indigente

sus pocas y lamentables posesiones

se ve una palangana

en una choza campesina

la aguja de una iglesia

los rostros se levantan

hacia la luz

no hay detalles ajenos

a la composición cada uno

sigue a los otros báculo

en mano triunfante hacia el desastre

 [/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

William carlos Williams

The Parable Of The Blind

Cuaderno de traducciones,

Fondo de Cultura Económica, 1994,

páginas 123 y 124.

Versión de José Emilio Pacheco

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna