ausencia




Faltó poco

y mi madre podría haberse casado

con el señor Zbigniew Wola.

Y si hubieran tenido una hija, no habría sido yo.

Quizá habría tenido mejor memoria para los nombres

y las caras,

y para las melodías oídas una sola vez.

Habría reconocido sin problemas qué pájaro era cuál.

Habría tenido unas notas fantásticas de física

y de química,

peores de lengua,

pero habría escrito a escondidas poemas

de entrada mucho más interesantes que los míos.

Faltó poco

y mi padre podría haberse casado en ese mismo momento

con la señorita Jadwiga R. de Zakopane.

Y si hubieran tenido una hija, no habría sido yo.

Quizá habría sido más terca en lo de salirse con la suya.

Y se habría lanzado sin temor a aguas profundas,

capaz de abandonarse a emociones gregarias.

Vista permanentemente en varios lugares al mismo

tiempo,

pero rara vez entre libros, más a menudo en la calle

jugando a la pelota con los chicos.

Quizá entonces se hubieran encontrado ambas

en la misma escuela, en la misma clase.

Pero no habrían sido amigas,

no habrían tenido ningún parentesco,

y en las fotos de grupo estarían lejos una de otra.

Niñas, poneos ahí

-habría dicho el fotógrafo-.

Las niñas bajas delante, las más altas detrás.

Y sonreíd cuando os dé la señal.

Pero contad antes

si estáis todas.


-Sí señor, estamos todas.

 

 

 

 

 


Wislawa Szymborska.


Ausencia

Dos puntos

Ed. Bilingüe Igitur. Montblanc. Tarragona

Traducción de Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia Soriano

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.