autotomía

Ante el peligro, la holoturia se divide en dos:

con una parte se entrega para ser devorada por el

mundo,

con la otra huye.

Se divide violentamente en pérdida y en salvación,

en multa y premio, en lo que fue y lo que será.

En el centro del cuerpo de la holoturia se abre un

precipicio

de dos orillas repentinamente ajenas entre sí.

En una orilla la muerte; en otra la vida.

Aquí la desesperación, allá la esperanza.

Si existe la balanza, los platillos no se mueven.

Si existe la justicia, hela aquí.

Morir lo necesario, sin exagerar.

Crecer lo necesario, de lo que se ha salvado.

Sabemos dividirnos, es verdad, también nosotros.

Pero sólo en cuerpo y susurro interrumpido.

En cuerpo y en poesía.

Aquí el corazón pesado, alla non omnis moriar,

tres pequeñas palabras como tres plumas al vuelo.

El precipicio no nos corta en dos.

El precipicio nos rodea.

In memoriam Halina Poświatowska

Wislawa Szymborska

Autonomía

En Poesía polaca contemporánea, UNAM, 2008

Selección, traducciones y notas de Krystyna Rodowska

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.