Nocturnamente único,

el corazón, sin cuello, en la cabeza,

caminas por el mundo con un traje sonoro,

sabor vestido de aguas vivas,

machacando la luna sepia de los muertos.

 

Andanza que es estar,

sin girasol ni tumbas por los astros,

un pie raíz y otro pie nube,

los ojos corazón palabra cosa,

las manos animales

en su selva de manos.

 

Y entre cuervos, lisiados e instrumentos,

tu puño en la montaña de ser uno,

despierto aunque te duermas,

aclaración de la palabra hombre

en el lugar humano de la duda de todo.

 

Al verte, sí, me acuerdo.

No importa de qué, de quién: me acuerdo.

La piel es un viento sólido que comunica por adentro y afuera

con la piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. caballo

    Big Master: creo que tienes excesiva ventaja…

    pero hay que seguir intentando… no te puede quedar

    mucho de vertical, digo yo-

    narcisodaa

    Responder
  2. angel

    A medida que me alargo en el tiempo, como con todos,

    es más difícil encontrarla, en abundancia, pero la encontraré…

    Ángel

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.