I19

 

 

A veces mis manos me despiertan.

Ellas hacen o deshacen algo sin mi,

mientras yo duermo,

algo terriblemente humano,

concreto como la espalda o el bolsillo de un hombre.

 

Las oigo desde el sueño

en su labor afuera,

pero al abrir los ojos ya están quietas.

Sin embargo,

he pensado que tal vez yo sea hombre

por eso que ellas hacen

con su gesto y no el mío,

con su Dios y no el mío,

con su muerte, si también ellas mueren.

 

Yo no sé hacer un hombre.

Tal vez lo hagan mis manos mientras duermo

y cuando esté acabado

me despierten del todo

y me lo muestren.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna