El hombre,

maniquí de la noche,

apuñala vacíos.

 

Pero un día,

un vacío le devuelve feroz la puñalada.

 

Y sólo queda entonces

un puñal en la nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Deja un comentario