[ezcol_1half]     

 

 

 

 

 

joe dunthorne

 

[Nacido y criado en Swansea (Gales) en 1982.

Su primera novela, Submarine, publicada por

Hamish Hamilton, ganó el premio Curtis Brown.

Se ha traducido a nueve idiomas y una adaptación

cinematográfica se estrenó en la primavera de 2011.

Su segunda novela, Wild abandon, ganó el premio

Encore. Ha publicado poesía en Poetry Review, New

Welsh Review y Voice Recognition.

Coorganiza y recita con frecuencia en Homework,

noche de miscelánea literaria que se celebra una

vez al mes. Vive en Londres]

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parece que el chico promete, pero lo averiguaremos

leyendo algunos, varios o muchos de sus poemas, 

en todo caso, y no por los premios y películas y

homeworks.

 

De momento lo inauguramos con una traducción de 

silverio moreda

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

[ezcol_1half]   

 

 

la reina tal cual

 

 

Majestá, os estoy imaginando

en vuestro peor momento:

observando a esa muchacha

de labios húmedos

repasar la cubertería.

Detesta su aire desvalido.

Piensa que la muchacha sin duda

es atractiva, que no exactamente

hermosa, y la imagina

llevando una vida diferente,

en la que trabaja de camarera

en una de esas antiguas confiterías,

donde las cebollas encurtidas en botes herméticos

resplandecen como perlas.

Una docena de hombres mayores la desean.

El delantal, la prenda que fantasean con desanudar.

Hay tan sólo un señor a quien

le sirve un dedo extra de alcohol

En el almacén, observados

por cajas de manzana reineta,

se esfuerzan en articular

un amor sencillo, torpe,

que sólo puede darse

dentro de determinadas estructuras,

como la de la camarera y el cliente.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

 

 

the actual queen

 

 

Ma’am, I am imagining

you at your worst:

watching a wet-lipped

girl type-set your cutlery.

You’re hating her neediness.

You think the girl is certainly

attractive, if not exactly

beautiful and you imagine

an alternative life for her

where she is a waitress

in a chequerboard pie shop,

pickled onions in a clamp jar,

glowing like pearls. A dozen

older men desire her. Her apron

the item they imagine removing.

There is just one gent for whom

she doles out extra liquor.

In the back room, watched

by crates of royal russet apples,

they struggle to articulate

the simple, awkward

love that could only grow

in a given structure, say

that of the waitress and the waited.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.