Gasman se pasó por la sucursal del Banco Xprime más próxima a su casa;

iba a cobrar el finiquito de uno de sus últimos trabajos que concluyó con éxito, el de

boxeador sustituto en tres combates de peso mosca.

 

Se dirigió a uno de los innecesarios empleados del Banco, que lo remitió a otro,

que lo remitió a otro, que lo remitió a otro, que lo remitió al primero, que le dijo: «es una

cadena necesaria; una defensa contra la facilidad en la gestión financiera, y ha tenido

suerte, hay clientes que no lo logran nunca».

 

Enseguida, el innecesario se quitó las telarañas de la cara, del pelo castaño

y de las orejas y las plegó con mucho cuidado, tal vez para volvérselas a poner cuando

acabara la gestión con Gasman. El puro aburrimiento soportado durante años le había

macerado la piel, que tenía un color entre blanco orgánico y blanco fatal, sin salchichas

ni lazos.

 

«Van a ser exactamente 42 dólares», le dijo a Gasman; «ya sabe que el dinero líquido

no existe en nuestra entidad bancaria; de manera que puede elegir entre fondos

pervertidos de capital volátil y fondos pervertidos descapitalizados a 500 puntos.»

«Ya», se limitó a contestar Gasman.

«Y no coja más folletos de publicidad, que son de papel satinado», añadió.

«Son para la cabra, no come otra cosa.», alegó Gasman.

«Por eso. Ni un folleto más», le ordenó el innecesario.

«Y decídase con el cobro de los 42 dólares, que los fondos se autodestruyen treinta

minutos después de la oferta, y ya han pasado quince minutos desde que se la he

hecho formalmente.»

 

«Me voy a quedar con los pervertidos descapitalizados a 500 puntos.» dijo Gasman.

«En tal caso, ventanilla 12A, que acaba de cerrar al público, así que tendrá que

volver mañana.»

«Pues entonces me quedo con los fondos pervertidos de capital volátil», replicó

Gasman.

«Ventanilla 3B, que hoy no abre porque es San Pulcro, su patrón, así que tendrá

que volver mañana.»

Gasman cogió otro folleto de papel satinado antes de abandonar la sucursal del

Banco Xprime, «su tranquilidad es nuestro desvelo.»

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna