Tendrás unos sesenta, ahora,
tu perfecta silueta se hace más precisa
en la penumbra, tras la barra.
Te deslizas ágil y tu pelo brilla
delante de las luces, mientras suena
la canción con la que te recuerdo.
Habla de una mujer, y ellos, 
respiran ayeres dentro de su cuerpo.
Así respiraste tú mi anhelo de ti,
entonces, cuando la ilusión de mi silencio,
cuando una parte de mi reconoció tu feminidad áurea,
determinante,
final,
y soñé con robarte dulcemente de la sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.