‘Ce siècle a décidé de l’existence de nos espaces immémoriaux : le premier, l’espace

intime où jouaient notre imagination et nos sentiments ; le second, l’espace circulaire,

celui du monde concret. Les deux étaient inséparables. Subvertir l’un, c’était bouleverser

l’autre. Les premiers effets de cette violence peuvent être surpris nettement. Mais quelles

sont les lois qui corrigent et redressent ce que les lois qui infestent et ruinent ont laissé

inachevé ? Et sont-ce des lois ? Y a-t-il des dérogations ? Comment s’opère le signal ?

Est-il un troisième espace en chemin, hors du trajet des deux connus ? Révolution d’Orion

resurgi parmi nous.

Este siglo determinó la existencia de nuestros dos espacios inmemoriales: el primero,

el espacio íntimo donde jugaban nuestra imaginación y nuestros sentimientos; el segundo, 

el espacio circular, el del mundo concreto. Ambos permanecían inseparables. Perturbar

uno equivalía a trastornar el otro. Los primeros efectos de esta violencia pueden ser descubiertos

con toda claridad. Pero ¿cuáles son las leyes que corrigen y restablecen lo que las leyes que

infectan y arruinan dejaron inacabado? ¿Son leyes? ¿Existen derogaciones? ¿Cómo opera

la señal? Hay un tercer espacio en camino, fuera del trayecto de los dos conocidos. La

Revolución de Orión de nuevo entre nosotros.

René Char

Aromas cazadores

1972-1975

Título original: Aromates chasseurs

Gallimard, 1975

Traducción: Luis Alberto Crespo

Col. Breves/Nº 24

Editado por Fundarte

Caracas, Venezuela 1980


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna