roger-pol droit

 

experiencias de [poesía] cotidiana

 

 

haber comido demasiado

 

 

DURACIÓN: 2 o 3 horas

MATERIAL: comida en abundancia

EFECTO: flotante

 

 

Poco importa por qué motivo. Comida entre amigos, obliga-

ción social, ceremonia de familia, súbita voracidad, etapa

gastronómica… hay muy diversos motivos para encontrarse en

esa situación habitual: haber comido demasiado. Usted no se

encuentra realmente cómodo. Siente por ejemplo el vientre ten-

so, la cabeza pesada, la mente brumosa, la boca más o menos

pastosa. Entre los sinsabores diversos que puede experimentar

como suplemento: dolores de cabeza, palpitaciones, sudores,

sensaciones de calor y frío, aerofagia, hinchazón de vientre.

La experiencia consiste en adueñarse de esa ocasión aza-

rosa para transformarla en viaje de aprendizaje. Comience

por descartar toda consideración referente a sus eventuales

resoluciones, toda forma de resentimiento para con las per-

sonas que provocaron esa situación. No se enoje ni consigo

mismo ni con los otros. Mire las cosas como son: comió en

exceso, más de lo que su cuerpo puede soportar sin desagra-

do. Es un hecho. Ya está. A partir de entonces, déjese llevar

por la situación.

Sin resistir ni reflexionar, registre las cuantiosas fluctua-

ciones por las que atraviesa: sopor, despertar, adormecimien-

to, lucidez, bruma, luz, pesadez, relativa levedad. Preste aten-

ción a esa lenta lucha que, en el interior mismo de sus tripas,

se entabló entre esa masa de alimentos ingeridos y la recons-

titución de su integridad corporal. Una vez más: en vez de

padecer esos pocos inconvenientes como una desagradable

fatalidad, conviértalos en el punto de partida de una explo-

ración, aunque sea rústica, de su relación con la realidad.

Por ejemplo, observe los estados modificados de concien-

cia que engendra el potaje, la forma específica de embota-

miento ligada al bacalao a la provenzal, los acaloramientos

suscitados por un guiso de lentejas. Al trazar estos testimo-

nios, no tendrá el propósito de llevar a cabo observaciones

sobre los efectos comparados de cada tipo de receta. Más

bien, su tarea será seguir la navegación ambigua de su propia

identidad en los meandros gástricos.

A todas luces, no es usted «el mismo» de un momento al

otro, en tales circunstancias. Pregunte simplemente qué ocu-

rre con nosotros, con esos grandes discursos sobre el libre al-

bedrío, la conciencia, la persona, la razón, la ley moral y algu-

nos otros amplios y bellos temas si algunos farináceos nos ha-

cen cambiar de universo y un poco de grasa nos voltea. La

acuidad del espíritu cede ante algunos platos. No olvidarlo.

 

 

 

 

 

 

roger-pol droit

experiencias de [poesía] cotidiana

traducción de Victor Goldstein

Fondo de Cultura Económica

Argentina

2001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna