saber vivir

 

Saber vivir no es darle la potestad
a un imbécil de deducir la realidad por ti.
No es responder: “entonces no sabes los cojones
que tienes” ante un error de apreciación sobre
el error de otro. Tampoco es rendir pleitesía
a los testículos de nadie, ni a los tuyos,
llenándolos de información cuando te enteras
de cualquier injusticia. Saber vivir no es callarse
sino hablar, decirlo todo. Nombrar la inmensidad
de una vida que se nos escapa
con la mano sujetándonos los huevos.

 

 

 

 

 

 

 

_________

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.