[ezcol_1half]      

2

Me parece que igual a los dioses

aquel hombre es, el que sentado

frente a ti, a tu lado, tu dulce

voz escucha

y tu amorosa risa. En cambio,

en mi pecho el corazón se estremece.

Apenas te miro,

la voz no viene más a mí,

la lengua se me inmoviliza, un delicado

incendio corre bajo mi piel,

no ven ya mis ojos

y zumban mis oídos,

el sudor me cubre, un temblor

se apodera de todo mi cuerpo y tan pálida

como la hierba no muy lejana de la muerte

me parece estar. . .

Pero todo debe soportarse si así es

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

    2

Φαίνεται μοι κήνος ίσος θέοισιν

ίμμεν’ ώνηρ δττις ενάντιος τοι

Ισδάνει χαΐ πλάσιον αδυ φωνεΐ-

σας υπακούει,

χαΐ γελα(σας Ιμέροεν, το μ’ ή μάν

χαρδίαν εν στήθεσιν ίπτόα(ι)σεν.

ως γαρ Åíς σ’ Ιδώ βρόχε’, ως με φώναι-

σ’ ούδ’ ϊνϊτ’ είκει,

αλλά κάμ μεν γλώσσα /ίαγε, λέπτον

δ’ αϋτικα χρωι πΟρ ύπαδεδρόμακεν,

όππάτεσσι δ’ ούδ’ ϊν

δρημμ’, ίπιρρόμ-βεισι δ’ Ακουαι-

ά δε μ’ ΐδρως κακχέεται, τρόμος δε

παΐσαν .ίγρει, χλωρότερα δε ποίας

ϊμμι, τεθνάκην δ’ όλίγω ‘πιδεύην

φαίνομ

αλλά παν τόλματον έπεί χεν ή τα

[/ezcol_1half_end]

Safo

Introducción, traducción directa

y notas de Carlos Montemayor

Edición completa de los fragmentos sáficos

Editorial Trillas

México

Primera edición, julio 1986


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna