Se fuga la isla. 

Y la muchacha vuelve a escalar el viento 

y a descubrir la muerte del pájaro profeta. 

Ahora 

es la carne 

la hoja 

la piedra 

perdidas en la fuente del tormento 

como el navegante en el horror de la civilización 

que purifica la caída de la noche.

Ahora 

la muchacha halla la máscara del infinito 

y rompe el muro de la poesía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alejandra Pizarnik


 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Mabel

    fuerte. como todo lo de pizarnik

    Responder
  2. vlad

    Me pregunto muchas veces si Alejandra, de haber vivido mucho más tiempo, seguiría escribiendo con esa intensidad y con esa tensión.
    Cada poema suyo me suena a un tambor a punto de que estallar, o a esa campana de cristal cuya reverberación es insoportable.

    Vladimira

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna