Esta muchacha está desactualizada por su morbosa afición al baño; tiene el pasmo esencial de quien ve

y mira el mundo sin pensar en él, solamente para estar de acuerdo y desentenderse.

La muchacha tiene esa especial paciencia que da el paso del tiempo cuando nunca pasa nada.

Se da cuenta de que no está siendo ella misma pero no rectifica: insiste en su baño, en su descanso,

en su cifra, en sus caballos malcriados, en sus caprichosos cocoteros. Es, quizá, lo que a veces pasa

con el tiempo, cuando cada minuto es peor y menos importante, y los instantes se devoran y se engullen

unos a otros, tontamente, sin dejar rastros de oro. Cuando los días empiezan a ponerse calzoncillos negros.

Suponemos que cada cierto tiempo sale de la bañera, pero sin mucha tardanza escucha de nuevo la

llamada del agua: así es como se mezclan en ella el tiempo y la eternidad: así es como la eternidad la va

inundando día a día, hasta el día en que la dejará sin tiempo.

Quizá la guapa necesite más testigos de su vida de los que tiene, porque los testigos de la vida la enriquecen:

la ponen dos, tres, cinco veces en vez de una sola; le añaden facetas, perspectivas, versiones, puntos de vista.

Sin duda se nota, se sabe, se siente cuándo una persona tiene una multitud de testigos de su vida, una

muchedumbre, o cuándo está escasa, más bien sola, sin inscribirse en otros, sin que los otros registren o

recuerden sus movimientos, sus palabras, sus elecciones.

Ahí está su mirada triste, mortecina, vacía, casi hueca.

Con todo, lo único que sabemos de ella es que usa chanel y que le gustan las fresas: todo lo demás son

conjeturas, pero seguro que en la embajada se están empezando a poner nerviosos.

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.