simon armitage

 

from tyrannosaurus rex versus

the corduroy kid 2006

 

 

una visión

 

El futuro fue un lugar hermoso, una vez.
¿Recuerdas la ciudad toda hecha de madera de balsa
exhibida publicamente en el Salón Cívico?
Los bocetos con anillas -las ideas de los artistas-
proyectos de vidrio ahumado y acero tubular,
los suburbios como mesas de juego, los transportes
como atracciones de feria o juguetes ejecutivos.
Ciudades como sueños, aleros sostenidos por la luz.
Y la gente como nosotros en el contenedor de botellas
al lado del carril para bicis, o paseando al perro
sobre tiras de hierba de fieltro difuso,
o conductores modelo, caravanas en
coches eléctricos. O, después del último espectáculo-
paseando por el bulevar. Esos eran los planes,
todos asegurados por la pulcra mano izquierda
de los arquitectos: un guión verdadero y legible.
Tiré ese futuro del viento del norte
al vertedero, sellado con la fecha de hoy,
montando el aire con otros futuros semejantes,
todos sin vida y ahora completamente extintos.

 

 

a vision

 

The future was a beautiful place, once.
Remember the full-blown balsa-wood town
on public display in the Civic Hall?
The ring-bound sketches, artists’ impressions,
blueprints of smoked glass and tubular steel,
board-game suburbs, modes of transportation
like fairground rides or executive toys.
Cities like dreams, cantilevered by light.
And people like us at the bottle bank
next to the cycle path, or dog-walking
over tended strips of fuzzy-felt grass,
or model drivers, motoring home in
electric cars. Or after the late show —
strolling the boulevard. They were the plans,
all underwritten in the neat left-hand
of architects — a true, legible script.
I pulled that future out of the north wind
at the landfill site, stamped with today’s date,
riding the air with other such futures,
all unlived in and now fully extinct.

 

 

 

 

 

Simon Armitage
Paper Aeroplane
Selected Poems
1989-2014
Faber & Faber

from Tyrannosaurus rex versus
the corduroy kid 2006

 

 

 

 

 

análisis

 

 

 

[ezcol_1quarter][/ezcol_1quarter][ezcol_1half] A Vision es un poema de Simon Armitage, que apareció en Tyrannosaurus Rex versus the Corduroy Kid. Describe los ideales de un modelo de ciudad. Pero a cada paso las ideas son refutadas y subvertidas. A veces muy sutilmente, no revela problemas con estos ideales hasta la oración final donde esta visión de un futuro se descarta por completo. Es como si el poeta fuera tan sarcástico como para hacer que sus opiniones sobre las propuestas del constructor fueran ridículas.

 

Primera estrofa

 

En el primer verso del poema, Armitage se refiere al futuro pero en tiempo pasado. Este verso se explica a medida que se desarrolla el poema. Continúa explicando que la visión del futuro a la que se refiere es la inspirada en un modelo de una ciudad que se habría exhibido en una Sala Cívica. Armitage describe el futuro -y por eso suponemos que la ciudad es una metáfora del futuro en general) como un lugar hermoso, pero la descripción de los planos del edificio contiene vidrio ahumado y acero tubular, que dan una impresión, no de belleza, sino industrial.

 

Segunda estrofa

 

Suburbios de juegos de mesa, da al lector un sentimiento de espíritu comunitario. Sugiere que los ideales representados por este modelo son poco realistas, infantiles en algunos aspectos. Utiliza también imágenes de atracciones de feria y de juguetes ejecutivos. El hecho de que los juguetes sean ejecutivos, un oxímoron, una contradicción, subvierte su significado. También un alero de luz es un tanto contradictoria. Un alero es un diseño que garantiza la estabilidad, una estructura sólida: uno creado de luz significaría una ciudad no equilibrada en nada. El narrador dirige ahora su atención a las personas de este futuro utópico. Hacien el tipo de actividades que una persona buena y culta podría hacer: paseando a su perro, reciclando etc.

 

Tercera estrofa

 

Armitage crea la imagen de un futuro encantador pero constantemente la respalda con frases y trucos poéticos que hacen que parezca que el narrador está siendo sarcástico o para dar una sensación de presentimiento, como si dijera: las cosas no van a hacerse de esa manera. Una vez más, el narrador habla de una civilización que conduce automóviles eléctricos. El verso final de esta estrofa establece que los planes fueron todos escritos en la mano izquierda ordenada: existe ambigüedad en cuanto a lo que esto significa. La izquierda tiene una connotación negativa que persiste injustamente en la cultura moderna; también se asocia erróneamente con el diablo y las fechorías. ¿Podría ser relevante esta referencia a la izquierda?

 

Cuarta estrofa

Esta estrofa se ejecuta desde la estrofa anterior para agregar tensión a medida que el poema acaba. El uso de la palabra verdad es interesante aquí, quizás sugiere que los ideales de los arquitectos eran verdaderos. El final de esta estrofa es casi como una revelación y le da al poema su significado: se revela que estos planes fueron descubiertos por el narrador en un vertedero. En primer lugar, estos planes nunca se llevaron a cabo, ya que no aparecerían en un vertedero el día en que debían ser utilizados. Y también, con todos los otros «futuros no cubiertos», el vertedero actúa como una metáfora de lo que sucedió. No hay autos eléctricos ni personas reciclando y trabajando juntos para salvar el planeta. Sólo un vertedero gigante lleno de los sueños de ayer. El narrador incluso dice que esos sueños se han extinguido, ¿la gente del futuro real dejó de hacer realidad los sueños del pasado? [/ezcol_1half][ezcol_1quarter_end][/ezcol_1quarter_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna