10

Pregunté: -¿Qué comes?

Dijo: -Arroz con monstruo.

y vi entre los granos un ser desnudo y plateado, que conservaba

algún movimiento, como si no estuviese cocido, una vida

imbatible, macabra y vaga. Y con varios pares de ojos, hermosas

pestañas.

El amo trajo una botella, de vino de moras, y pareció ofrecerme

y yo iba a aceptar. Pero, agregó: -Sólo si participas también de

lo otro. Miré las puertas y ventanas, clausuradas. No se oía ni el

rumor del viento. El camino remoto hacia mi casa. Tenía hambre

y sed. Dije: -Sí, sí, bueno.

El amo trajo otro plato. Echó vino de moras y un cucharón de

arroz, y con sus propias manos partió aquello, y me dio una mitad

que al caer en mi plato, ya, era el ser todo, aunque algo más chico,

con los ojos y pestañas. Y en el plato del amo había también, todo

un ser con. muchos ojos y pestañas.

Y así, comenzó la cena.

Que no hubo forma de finalizar.

Ni de empezar.

 

 


Marosa di Giorgio

de La edad anaranjada

Colección Ave Roc

Fondo de Animal Editores

Ecuador, 2012 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.