A… Ulalume: Una balada – Edgar Allan Poe

 

Los cielos estaban cenicientos y serenos;
las hojas, crujientes y secas—
esas hojas marchitas y mustias;
era de noche en el solitario mes de octubre
de mi año más inmemorial;
fue duro, junto al sombrío lago de Auber,
en la brumosa mediana región de Weir,
estaba deprimido junto al frío y húmedo estanque de Auber,
en el fantasmagórico bosque de Weir.

Una vez aquí, por un callejón Titánico
de cipreses, deambulaba a pesar de mi Alma—
de cipreses, con Psique, mi Álma.
Eran días en que mi corazón era volcánico
como esos ríos cenizosos y rugosos que serpean—
como esas lavas que serpentean sin descanso
cuyas sulfurosas corrientes descienden por el Yaanek
en los extremos climas del polo—
que gimen mientras se desenrollan por el Monte Yaanek.

Nuestra charla era profunda y moderada,
sin embargo nuestros pensamientos estaban paralizados y grises—
nuestros recuerdos eran traicioneros y grises—
porque no sabíamos que era el mes de octubre
y no señalamos la noche de ese año—
(Ah, ¡la noche de todas las noches del año!)
No nos dimos cuenta de la oscuridad del lago de Auber—
(aunque una vez viajamos hasta aquí)—
No recordábamos el frío y húmedo estanque de Auber,
ni el fantasmagórico bosque de Weir.

A continuación, mientras la noche envejecía
y las esferas estelares señalaban al amanecer—
mientras las esferas estelares insinuaban la mañana—
al final de nuestro camino un fundente
y nebuloso esplendor surgió,
del que una milagrosa media luna
se alzó con un duplicado cuerno—
La media luna de Astarté,
inconfundible, con su duplicado cuerno.

Y pensé:— “Está más caliente de Dian:
se menea atravesando un éter de gemidos—
se deleita en un paraje de sollozos:
ha visto que las lágrimas no se secan sobre
esas nalgas, donde el gusanito nunca muere,
y ha llegado más allá de las estrellas del León
para señalarnos el camino hacia el cielo—
hacia la leteana paz del cielo—
Sube, a pesar del León,
para brillar encima con sus vivarachos ojos—
sube por la guarida del León,
con el amor en sus luminosos ojos.”

Pero Psique, levantando su dedo,
pensó— “Desdichadamente de esta estrella desconfío—
de su palidez extrañamente desconfío: —
Oh, ¡premura! Oh, ¡no nos entretengamos!
Oh, ¡vuela! — ¡volemos! Porque debemos hacerlo.”
Dijo ella aterrorizada, dejando caer sus
alas hasta que se arrastraron por la tierra—
lloraba agonizando, dejando caer sus
plumas hasta que se arrastraron por la tierra—
hasta que dolorosamente se arrastraron por la tierra—

Yo respondí— “Esto nada es sino un sueño:
¡Déjanos seguir con esta temblorosa luz!
¡Permite que nos bañemos en esta cristalina luz!
Su fulgor sibilino resplandece
de esperanza y belleza esta noche: —
¡Mira! — ¡parpadea en el cielo atravesando la noche!
Ah, podemos confiar con seguridad en su brillo,
y ten la seguridad de que nos guiará por el buen camino—
podemos confiar con seguridad en un resplandor
que no puede sino guiarnos correctamente,
ya que parpadea en el cielo atravesando la noche.”

De este modo apacigüé a Psique y la besé,
y la tenté a salir de su pesimismo—
y vencí a sus escrúpulos y pesadumbre:
y pasamos al final de la escena,
aunque nos detuvimos junto a la entrada de una tumba—
junto a la entrada de una legendaria tumba;
y pensé — “¿Qué pone, dulce hermana
sobre la entrada de esta legendaria tumba?”
Ella contestó — “Ulalume — Ulalume —
¡Es la bóveda de tu perdida Ulalume!”

Entonces mi corazón volviose ceniciento y sereno
mientras las hojas que crujían secas—
mientras esas hojas que se marchitaban secas,
y lloré— “Era seguramente octubre
en esta misma noche del año pasado
en que viajé —Viajé hasta aquí—
en la que traje una horrible carga hasta aquí—
En esta noche de todas las noches del año,
oh ¿qué demonio me ha tentado hasta aquí?
Bueno, lo sé, ya, este oscuro lago de Auber—
Esta brumosa mediana región de Weir—
Bien, lo sé, ahora, este húmedo y oscuro estanque de Auber—
en el fantasmagórico bosque de Weir.”

Pensamos, entonces —los dos, además —“Ah, ¿puede
haber sido que los demonios del bosque—
los piadosos, los misericordiosos demonios—
para imposibilitar nuestro camino y excluirlo
del secreto que descansa en esas colinas—
hayan establecido la amenaza de un planeta
desde el limbo de las almas lunáticas—
este planeta pecaminosamente centelleante
desde el Infierno de esas planetarias almas?

 

 

 

 

_____________

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna