haiku-dô

vicente haya

 

Shiramomo ya shizuku mo otosu mizu no iro

 

El melocotón blanco:
Las gotas también dejan caer
el color del agua

 

Autor: Tôrin
Kigo: shiramomo [melocotón blanco]
Estrofa más probable: 5-7-5
Cronología: haiku clásico
Clasificación: de lo sagrado

 

Es un haiku difícil y arriesgado. Shizuku (gotas) y mizu (agua) son una peligrosa insistencia. Porque muchas veces las gotas son de agua y el agua cae en forma de gotas. En este caso, dada la dificultad de lo que el autor está queriendo expresar, vamos a dejar que emplee los medios que crea oportuno, insistiendo en lo que estime que deba hacerlo, y juzgaremos sólo al final si ha sido cansino y reiterativo, o ha logrado con éxito su propósito. Nos olvidaremos de las normas que debe cumplir un haiku correcto y sólo tendremos en cuenta si —al final— nos ha quedado, o no, sabor de melocotón en la boca.
Veamos qué nos ha mostrado Tôrin: Del melocotón blanco se derraman unas gotas (shizuku), y esas gotas dejan caer el color del agua (mizu no iro)… El haiku, en general, surge en ese instante en que todos nuestros sentidos, y a través de ellos nuestro corazón, se centran en un detalle insignificante como si el universo dependiera de ello. Hemos sido trastornados por «una nada inolvidablemente significativa», como decía Blyth. Acertadamente, Marina definió el haiku como una estética zoom. El cine ha dado ya buena cuenta de la importancia estética de las percepciones aparentemente más insignificantes. No sólo —y abundantemente— el cine japonés; incluso el iraní (El color del Paraíso) o el vietnamita (El olor de la papaya verde).

No nos atreveríamos a afirmar con rotundidad que siempre y en todo caso el haiku sea lo que ha despertado en el poeta la atención a lo aparentemente nimio. A veces, el haiku es el resultado de haber intuido una relación entre cosas, o bien una atmósfera sentida de golpe… Pero, evidentemente, son muchas las ocasiones en las que el haijin siente el impacto de algo mínimo gracias a que ha sabido ajustar el zoom de su capacidad perceptiva. Unas páginas antes veíamos entre los niños que se alineaban en la terraza de una escuela de caligrafía a uno de ellos que en sus labios tenía una mancha de tinta (haiku 24), y en otro de los haikus que estudiamos había un niño que tras haber estado cazando luciérnagas tenía las puntas de los dedos tiznadas de verde (haiku 25). Es a eso a lo que nos referimos. Éste de Tôrin es otro buen ejemplo: Alguien está comiendo un melocotón —en concreto, un tipo de melocotón japonés que es de un blanco rosáceo—, y, a raíz de ello, se nos propone que fijemos bien el zoom de nuestra percepción; así, podemos ir desde una escena inicial en la que podemos ver a la persona que se come el melocotón a ver únicamente su cara, para finalmente tan sólo enfocar los dientes que están mordiéndolo, y las gotas que la fruta derrama… Una de ellas se detiene antes de caer, titubea, podría escaparse transparente e impune, pero parece querer robar algo del color de la fruta. El color del agua naturalmente transparente es en ese instante blanco. Una gota de agua ha cambiado su color transparente a color blanco, y el universo con todas sus órbitas y planetas se detiene para que lo contemplemos.

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.