Vi la serenidad en los ojos de las reses destinadas a los cuchillos industriales

y los caballos inmóviles en la tristeza;

          después, la cal, su luz en los ancianos, y grandes grietas habitadas por lamentos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Gamoneda

Libro del frío 1992

GEORGICAS


 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. caballo

    Mmmmm… ligeros cambios en el blog, que está más abierto,
    se parece un poco más a ese campo nevado que -hace tiempo-
    estamos pensando para un blog de poesía. Pero es igual que
    la nieve sea negra con tal sea nieve.

    Buen trabajo. Gracias.

    Narciso

    Responder
  2. angel

    Si los créditos estuviesen en gris probaría el blanco,
    Me temo que sólo tenemos las opciones de colores oscuros.
    Un gris oscuro tampoco quedaría mal…

    Ángel

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.