Víctor Toledo

(México, 1957)

 

 

Yo tenía un búmerang

 

 

Yo tenía un búmerang

y un perro coli

cada vez que lanzaba el búmerang

regresaba la cola del perro

                                       zumbando

de no sé  dónde

                          de una casa de la infancia

de un día ahogado en medio de la luz

sobre un llano luminoso.

Yo tenía un coliperro

y un búmerang

cada vez que lanzaba al perro

el búmerang regresaba

meneando la cola

                         no sé de dónde

de un día maravilloso

mas solitario de la infancia

villa dorada del mar

de la casa de la luz justo en medio del azur.

Yo tenía una cola de búmerang

del cielo asomaba

era su ala desprendida

cada vez que la lanzaba

                                           de no sé dónde, cada ave,

desde un día

desdoblado de otra infancia

retornaba tiernamente de lo eterno.

Yo tenía un búmerang que era un perro

cuando lo lanzaba.

Yo tenía un perro que era un búmerang

Cuando lo lanzaba.

Cuando estaba lejos era un colibrí

Cuando estaba cerca era un caribú.

Pero yo tenía una era

un colibúmerang

que siempre doblaba del cielo de la caza

de la infancia eterna de la interna luz

con los ojos luminosos de linterna

ahogados de inmortal felicidad

venida de la casa limpia del azul

Desde un día que tiene su ola yo sé dónde.

Traía entre las patas el trote de abril

traía entre las alas más de un marabú.

Cada vez que lo lanzaba taladrante

cada beso, cada ave, cada suave

cada vuelo, cada suelo, cada ala

cada ola, cada cola, caracola

                                        cada alma

cada oro, cada hora, cada ahora

                            el corazón, cada razón, cada sonar

                                                                      cada deseo

y Odiseo, cada hada y oda sea

                                                    cada Oído

doblando desdo-blando

perforaba la esquina más vertiginosa

más brillante,  más pura  y más redonda

                                                         del cielo más ladrante.

 

 

 

_____________________________

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna