wawa

 

[ezcol_1half]

anecdote of men by the thousands  

 

The soul, he said, is composed

Of the external world.

There are men of the East, he said,

Who are the East.

There are men of a province

Who are that province.

There are men of a valley

Who are that valley.

There are men whose words

Are as natural sounds

Of their places

As the cackle of toucans

In the place of toucans.

The mandoline is the instrument

Of a place.

Are there mandolines of western mountains?

Are there mandolines of northern moonlight?

The dress of a woman of Lhassa,

In its place,

Is an invisible element of that place

Made visible.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

anécdota de los hombres por millares

El alma, dijo, se compone

del mundo entero.

Hay hombres del Este, dijo,

que son el Este.

Hay hombres de una provincia

que son esa provincia.

Hay hombres de un valle

que son ese valle.

Hay hombres cuyas palabras

son los sonidos naturales

de sus lugares

como el cacareo de los tucanes

en el lugar de los tucanes.

La mandolina es el instrumento

de un lugar.

¿Hay mandolinas en las montañas del Oeste?

¿Hay mandolinas en las lunas del Norte?

El traje de una mujer de Lhassa,

en su lugar.

es un elemento invisible de ese lugar

hecho visible.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Wallace Stevens

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna