[ezcol_1half]        

invective against swans

The soul, O ganders, flies beyond the parks

And far beyond the discords of the wind.

A bronze rain from the sun descending marks

The death of summer, which that time endures

Like one who scrawls a listless testament

Of golden quirks and Paphian caricatures,

Bequeathing your white feathers to the moon

And giving your bland motions to the air.

Behold, already on the long parades

The crows anoint the statues with their dirt.

And the soul, O ganders, being lonely, flies

Beyond your chilly chariots, to the skies.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

invectiva contra los cisnes

El alma, oh gansos, vuela más allá de los parques

y mucho más allá de los desacuerdos del viento.

Una lluvia de bronce que desciende del sol señala

la muerte del verano, que soporta ese tiempo

como quien garabatea con apatía un testamento

de dorados caprichos y caricaturas ciprias,

legando sus plumas blancas a la luna

y dando al aire sus sosos movimientos.

Mira, ya están en los largos desfiles

los cuervos que ungen las estatuas con su porquería.

Y el alma, oh gansos, siendo solitaria, vuela

más allá de vuestras carrozas de frío, a los cielos.

[/ezcol_1half_end]

Wallace Stevens

Collected Poems, Londres and Boston, Faber and Faber, 1990 [1955],

originalmente publicado en Harmonium, 1923]

Nuestras versiones


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna