[ezcol_1half]     

una callada vida normal

Su sitio, sentado y pensando como estaba, en nada

estaba que él construyera, tan frágil,

tan poco iluminado, tan cubierto de sombra y nada,

como, por ejemplo, un mundo en que, como la nieve,

se volviera un habitante, obediente

a ideas nobles por parte del frío.

Estaba aquí. Este era el entorno y la época

del año. Aquí, en su casa y en su cuarto,

en su silla, el más tranquilo pensamiento culminaba

consumido, y el corazón más viejo y más cálido lo cortaban

ideas nobles por parte de la noche:

tarde y a solas, por encima de los acordes de los grillos,

balbuceando, cada uno, la unicidad de su sonido.

Furia no había en transcendentes formas.

Pero su vela verdadera llameaba con artificio.

  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

a quiet normal life

His place, as he sat and as he thought, was not

In anything that he constructed, so frail,

So barely lit, so shadowed over and naught,

As, for example, a world in which, like snow,

He became an inhabitant, obedient

To gallant notions on the part of cold.

It was here. This was the setting and the time

Of year. Here in his house and in his room,

In his chair, the most tranquil thought grew peaked

And the oldest and the warmest heart was cut

By gallant notions on the part of night–

Both late and alone, above the cricket’s chords,

Babbling, each one, the uniqueness of its sound.

There was no fury in transcendent forms.

But his actual candle blazed with artifice.

[/ezcol_1half_end]

Wallace Stevens

La Roca

versión de Daniel Aguirre

Editorial Lumen

España

2008


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna