EXPERIMENTO

 

Antes de la película,

en la que los actores hicieron lo posible

para conmoverme e incluso hacerme reír,

proyectaron un curioso experimento

con una cabeza.

La cabeza

momentos antes aún pertenecía a…

ahora estaba cortada,

todo el mundo pudo ver que no había tronco.

Por la nuca colgaban las tuberías del aparato

gracias al que la sangre circulaba todavía.

La cabeza

se encontraba bien.

Sin señales de dolor, o siquiera de sorpresa,

seguía con la mirada el movimiento de la luz de una linterna.

Movía las orejas cuando sonaba un timbre.

Con su nariz húmeda sabía distinguir

entre el olor a tocino y la inodora inexistencia.

Y lamiéndose con evidente gusto

segregaba saliva en honor a la fisiología.

Fiel cabeza de perro,

bondadosa cabeza de perro,

cuando la acariciaban, entornaba los ojos

creyendo que era todavía parte de un todo

que encorvaba el lomo bajo una caricia

y meneaba la cola.

Pensé en la felicidad y sentí miedo.

Porque si sólo de eso se trataba en la vida,

la cabeza

era feliz.


Wislawa Szymborska

Poesía no completa

El gran número, 1976

Edición y traducción de

Gerardo Beltrán, Abel A. Murcia

2ª edición

FCE, México, 2008


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna